post
, ,

¿CÓMO MENTIMOS?

¿Quién no ha mentido alguna vez?

Dicen que  todos mentimos una media de entre 4 a 200 veces al día. Algunas investigaciones hablan de una media de tres mentiras cada 10 minutos o de una mentira cada cuatro afirmaciones,  a veces la mentira es una omisión o una exageración.

Cuando escuchamos las estadísticas podemos alarmarnos, ¿tanto mentimos?, bien, no es preocupante, si pensamos que muchas son “mentiras piadosas”  como por ejemplo decir que todo va bien cuando no va del todo bien, o evitar explicar algo que nos preguntan y pertenece a la intimidad de otra persona: podemos decir que no sabemos, cuando si sabemos. 

Cuando hablamos de las buenas o malas mentiras, sería más adecuado hablar de los tipos de mentiras.

Podemos mentir a un ladrón para que no encuentre algo de valor: esta sería una mentira justificada y funcional.

El caso es que todos mentimos, pero ello no debería servirnos como justificación tipo: “¡Ups mentí! Pero es que …mentir es intrínseco a la naturaleza humana, no?” 

Ok,  pero eso sería un “todo vale”, y lo cierto es que hay mentiras que pueden dañar a otras personas. Por ejemplo, evitar asumir la responsabilidad de un error y apuntar a otra persona para que cargue con las consecuencias.  

Las mentiras también tienen una función de supervivencia o de autoengaño para tranquilizarnos.

Es sano escoger con quién compartimos la intimidad. Nuestra intimidad tiene un valor, y por ello es sano escoger con quién la compartimos. Aprendemos a presentarnos con ciertas máscaras en escenarios sociales cuando tenemos un mal día.

Cuando tenemos nuestra primera cita amorosa usamos la mentira de una manera funcional: nos arreglamos, maquillamos y actuamos de forma seductora. Escondemos nuestros defectos.  No suele ser nuestra manera espontánea de ser, pero andamos a la conquista de la pareja y, en ese caso, la mentira es globalmente aceptada, siempre que no haga daño, ni tenga consecuencias negativas para nadie.

Los políticos son los que más mienten y con mayor naturalidad. Parece difícil de entender que la gente les siga votando a pesar de que es evidente que dicen mentiras, que son fácilmente comprobadas y evidenciadas en la prensa (que también miente) y en las redes sociales (que también mienten)!! Se ha demostrado que el ser humano miente desde siempre, y que el mentir es funcional. Desde siempre han existido conflictos entre grupos humanos, y la evolución de nuestra especie ha sido capaz de moldear nuestra mente adaptándola a la mentira, como herramienta que nos ayuda para lograr nuestros objetivos. El ser humano ha ido desarrollando evolutivamente la capacidad de propagar información que, verdadera o falsa, puede ser aceptada y creída si sirve para unir un grupo determinado generando un compromiso y un vínculo entre sus miembros, para sentirse capaces de enfrentarse a otro grupo.

Detectar mentiras requiere conocer algunos patrones de cómo habla y se mueve la persona cuando dice la verdad.

No hay ningún signo en sí, ningún ademán o gesto o posición corporal que, por sí mismo, significa que la persona está mintiendo. Únicamente hay indicios de que lo que está expresando la persona no cuadra con la emoción que siente, o de que nos está mintiendo muy mal. La persona que miente puede ser más o menos hábil, y oculta o falsea lo que cree que va a ser lo que atraerá al que escucha. 

Las palabras suelen ser lo más fácil de utilizar para falsear algo. El rostro evidencia más fácilmente la mentira, ya que está directamente conectado con las zonas emocionales del cerebro, cosa que con las palabras no sucede.

Así como la voz y el rostro están conectados fisiológicamente con lo emocional, el cuerpo no lo está del mismo modo, por lo que resulta más difícil relacionar determinadas posturas con la falsedad. Aún así, al atender menos al cuerpo y su lenguaje, la persona que falsea pone menos cuidado a controlarlo, por lo que se puede observar mejor los signos reveladores de la mentira.

Algunas señales son :

1- Tarda en contestar, repite tu pregunta o hace muchas pausas: está creando información. En este caso ni es buena señal la excesiva rapidez ni la excesiva lentitud. La señal de disonancia la obtendremos junto a otras señales no verbales como las de esta lista, u otras que no contemplamos en este blog. 

2- Te dice que sí hablando, y con su cabeza que no, o al contrario:  Ha roto la  coherencia verbal y no verbal. Se nota también cuando el lenguaje verbal expresa una emoción y  la expresión facial otra. 

3- Gestos como taparse la boca, tocarse la nariz, apretar los labios, cruzar brazos,  echarse atrás… son indicios.

4- Desvía la pregunta o generaliza:  Si la persona es sincera, contesta  con claridad y sin distracciones. Puede dudar de si las cosas sucedieron de una u otra forma, y ello puede tomar un cierto tiempo, pero no desvía la pregunta. 

5- No es cómodo mentir, cuando lo hacemos  nuestros gestos no son naturales  y  serán o  muy exagerados o todo lo contrario, rígidos y contenidos, incluso mostrando cierta inexpresión, para no fastidiarla.

Observa al menos 3 señales evidentes, con una sola no basta, además, la persona puede haber  entrenado sus gestos,  o sentirse cómoda mintiendo. Para este último caso la comodidad en el mentir o incluso dañar al otro con la mentira puede ir de la mano de la patología, es el caso de la paranoia o algún tipo de trastorno de personalidad narcisista, y en un escenario no patológico encontraríamos la psicopatía. En estos casos, detectar a un mentiroso se hace verdaderamente complicado al ser la persona capaz de funcionar creyéndose sus mentiras o de comportarse exactamente como si fueran verdad.

No hemos incluido gestos de nerviosismo de cuando alguien se siente juzgado, en este caso, a pesar de estar diciendo la verdad el hecho de tener que justificarse le puede desencadenar reacciones nerviosas  como mover alguna parte del cuerpo. Claro que podríamos detectar estas reacciones amplificadas cuando la persona miente pero no nos ayudan a desvelar  la mentira.

Si te interesa el tema, háznoslo saber y seguiremos hablando de comunicación verbal y no verbal con más detalle.

¿De que forma identificas las mentiras de los demás?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.