post

Adolescencia y pornografía online, ¿qué mal hay?

Los adolescentes tienen mucha curiosidad por la sexualidad y esto es muy normal, ¿verdad?

Los medios de acceder a la pornografía han cambiado muchísimo desde las últimas décadas. Efectivamente, la facilidad de acceso, la universalidad de internet, el anonimato de la persona que accede o consulta, y la normalización – cada vez mayor – de los contenidos pornográficos, popularizan enormemente su uso.

La pornografía cada vez más se acepta como un entretenimiento del que cada uno tiene derecho a disfrutar. Incluso se utiliza subliminalmente en publicidad y videojuegos, accesibles en estas etapas de edad.

El hecho de que sea tan fácil y rápido recabar esta información nos lleva a que existan ciertos riesgos para el adolescente.

La mente del adolescente aún no está formada ni suficientemente preparada para tener relaciones afectivas y sexuales; todavía tiene dificultades para gestionar este tipo de relaciones: el estudiante de la ESO está formándose y aprendiendo también estas asignaturas.

El hecho de recibir la información sobre cómo tener relaciones de pareja, afectivas y sexuales  a través de la pornografía que le llega on-line, le genera aún más confusión.

La información que recibe es la siguiente:

  • sexo explícito con imágenes directas de genitales
  • mensajes engañosos
  • distorsión de la realidad

Las imágenes y escenas con prácticas que salen de la realidad suelen generar ansiedad y estrés, ya que son imágenes perturbadoras que una mente en desarrollo tiene dificultades para procesar.

Los contenidos que reciben estos adolescentes suelen estar llenos de violencia y con roles hombre-mujer basados en la diferencia, la explotación femenina y la falta de empatía.

Otras distorsiones que crean confusión y pueden generar ansiedad y consecuencias emocionales son.

  • idealización de cuerpos de hombre y mujer perfectos
  • tamaños o configuración de genitales
  • mitificación del placer
  • potenciación de conductas de riesgo
  • normalización de conductas agresivas

Otros riesgos del acceso a la pornografía on-line son: la interacción con personas desconocidas ( o utilización del anonimato para un beneficio: publicar algo en red sobre otra persona),  la invasión de la intimidad, o el fenómeno “sexting” ( selfies desnudos o semidesnudos que comparten por las redes por propia voluntad o porque alguien lo incita).

Muchos estudios confirman que adolescentes (chicos y chicas), por el miedo a que no serán capaces de  reproducir lo que han observado en pornografía, desarrollan expectativas altísimas de performance sexual, provocando disfunciones sexuales, ideas machistas y alta insatisfacción con la apariencia física, lo que conduce a la frustración.

Cuanto más jóvenes son los que quedan expuestos a esta información, más impactante es y mayor influencia tendrá en su desarrollo afectivo-sexual.

¿Se puede prohibir, impedir? Es muy difícil .

¿Que hacer?  Podemos aportar información sexual a nuestros hijos para que no tengan solamente como fuente de información la pornografía; explicar que la pornografía es sólo una forma de entretenimiento y estimulación y que no representa necesariamente el sexo en la vida real ya que el sexo tiene que ver con relacionarnos, la interacción, el respeto y el reconocimiento del otro.

Es muy importante dialogar y debatir en la familia y en los contextos educativos sobre la igualdad de sexos, los conceptos de consentimiento, autonomía y libre decisión. Cada adolescente necesita sentirse seguro de sí para poder decidir y elegir cómo utilizar la información; la seguridad y acierto lo obtendrá a partir de los valores y la ética que habrá aprendido en su entorno familiar.

Actualmente aparece en los estudios que el inicio precoz de relaciones sexuales genera mayores probabilidades de sufrir problemas ginecológicos y psicosociales en la vida adulta. Está demostrado que en  los modelos familiares autoritarios y permisivos se suele dar un inicio más precoz de relaciones sexuales que en modelos educativos más moderados, en los que hay un control e información de lo que hace el adolescente y una libertad adecuada.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.